Gremio de Joyeros, Plateros y Relojeros de Madrid © Copyright  2019

 

¿Cómo se funde a la cera perdida?

¿Cómo se funde a la cera perdida?

Dentro de los procesos utilizados hoy en día para la fabricación de joyas, la fundición  a la cera perdida fue una de las técnicas que históricamente primero se desarrollo. Pensada en un principio para metales como el cobre se incorporó a la manipulación del oro 4.000 años A.C. A principios del siglo  XX su aplicación en la industria dental fue el germen del que surgió la fabricación de joyería por este método, logrando gran aceptación  por la extraordinaria exactitud en la reproducción de modelos. Hoy en día es la forma de fabricación en serie más utilizada.

 El fin de este proceso de fundición  es crear copias en cera que permitan la producción en serie de joyas básicamente idénticas a un modelo original del que partimos, para lo cual es necesario realizar un molde de caucho o silicona. La apertura de dichos moldes es una tarea que se realiza de forma manual y requiere una gran destreza. Con esta operación obtenemos una impresión negativa del modelo original. Ver foto1 y 1 bis. A continuación se cierra el molde de caucho vacío y se inyecta en su interior cera fundida, que se extrae una vez fría obteniendo una reproducción del modelo original. Ver foto 2. El siguiente paso es montar las reproducciones formando un árbol e introducirlo en un cilindro especial que se rellena de pasta llamada revestimiento. Nuestro cilindro estará entonces listo para ser llevado al horno donde se somete a altas temperaturas para lograr un endurecimiento del revestimiento y una posterior evaporación de la cera que nos deja una impresión interior negativa. Ver fotos 3 y 4. La introducción del cilindro en una centrifuga para inyectar el metal en su interior es el paso final para obtener nuestras piezas de joyería. Solo resta separarlas del árbol y repasarlas, engastarlas y pulirlas para proceder a su comercialización. Ver fotos 5 y 6.