Gremio de Joyeros, Plateros y Relojeros de Madrid © Copyright  2019

 

Cuidado de las Joyas

Cuidado de las Joyas

JOYAS CON METALES Y PIEDRAS PRECIOSAS

joyas

Si ha comprado una joya con oro de primera ley (18 quilates o 750 milésimas) nunca tendrá

problemas. Esta joya lleva una cantidad de aleación suficiente para ser inalterable.

Por debajo de esta ley la joya puede perder su brillo.

Las joyas de oro no requieren cuidados particulares pero es conveniente seguir algunas normas muy sencillas:

  • Guardar las joyas envueltas en un paño muy suave, separando unas de otras para evitar arañazos.
  • Los cosméticos, perfumes y lacas para el pelo contienen ingredientes que pueden reaccionar con objetos de oro de menos de 750 milésimas.
  • No derramar jamás sobre el oro mercurio pues dejará blanca la joya.
  • Llevar periódicamente las joyas a su joyero; él podrá devolverles su brillo original con una limpieza profesional.

Para limpiar las joyas en casa:
Ponga en un recipiente agua con un poco de detergente suave (mejor alcalino o neutro). El detergente de base alcalina hace relucir las aleaciones, ya que neutraliza todos los residuos ácidos (sales y cloruros).

PERLAS NATURALES Y CULTIVADAS

  • Ponerse las perlas después de aplicado el maquillaje, el perfume y la laca para el cabello.
  • Después de haberlas usado es conveniente limpiarlas con un pañito húmedo para mantenerlas libres de los residuos de estos productos.
  • Guardarlas dentro de una bolsita de tela suave o en un joyero forrado interiormente y sin rozarse con otras joyas.
  • Es fundamental llevar las perlas al joyero, una vez al año para volverlas a ensartar y evitar las roturas del hilo. El hilo debe estar anudado entre cada perla para evitar la fricción entre ellas.